Viciados de Nulidad
Tribuna del Campeón del Siglo
Inicio » Deporte » El clásico de la amabilidad

El clásico de la amabilidad

Un clásico es siempre el partido más comentado. Pero en esta oportunidad, este partido volvía luego de 90 años a un estadio de un cuadro grande. Como correspondía, fue el clásico de la amabilidad.

Cuando se aproxima un clásico entre los dos grandes del fútbol uruguayo, todo el ambiente se empieza a conmocionar debido a la cantidad de pasiones que desata. Inclusive entre los propios periodistas deportivos, que se pasan especulando hasta qué cantidad de pedos se van a tirar. Pero el domingo pasado, tuvo un aditamento extra: luego de 90 años, se volvía a jugar un clásico en el estadio de uno de los dos grandes.

Los pronósticos nunca faltan y como era de esperarse, hubo gente que apostó desde cómo salía el resultado final hasta quién hacía el primer gol, pasando por cuántos muertos y heridos iban a quedar luego del match. Lo cierto es que, contra todo pronóstico, este clásico será recordado en las páginas de la historia como “El Clásico de la Amabilidad”.

Amabilidades institucionales

Lo primero que hay que destacar fue el gesto caballeresco de ambas organizaciones. El presidente de Peñarol, Jorge Barrera, le entregó una placa conmemorativa a su par de Nacional, José Decurnex, en la que se conmemora el primer clásico en el Campeón del Siglo y al mismo tiempo, la primera visita de la dirigencia tricolor en suelo aurinegro.

Esta actitud difiere mucho de la exhibida por el anterior presidente de Nacional, José Luis Rodríguez El Puma, al que si le decían que debía ir al flamante estadio mirasol, se ponía a hacer arcadas del asco.

Otra actitud que confirma la amabilidad, fue la otorgada por la compañía de transporte CUTCSA, que puso a disposición del operativo policial (pensado para brindar la seguridad del espectáculo tanto en lo previo como en lo posterior) una nutrida flota de ómnibus.

Inclusive la posibilidad presentada por el presidente de la empresa, Juan Salgado, de conducir él mismo un ómnibus para mostrar la paz que reinaría. El Ministerio del Interior le pidió que mejor se aguantara ya que es reconocido peñarolense, con un intento de alcanzar el sillón presidencial de la calle Magallanes. Pero Salgado se conformó con haber hecho una gran acción social de manera desinteresada, claro está.

Amabilidades futbolísticas

Cuando los de adentro muestran su don de gentes, los de afuera se comportan como es debido. Es por eso que los tradicionales rivales estuvieron a la altura de una justa deportiva de tamaño calibre.

En primer lugar, la indulgencia que mostraron ambos equipos a la hora del cotejo. Casi sin darse golpes, mostrando siempre un lado firme sí (porque esto es un deporte donde hay que marcar la presencia en todo momento), pero con una cortesía digna de admiración.

Sobre el final del primer tiempo, se dieron algunas situaciones en las que ambos equipos no tenían el mismo parecer, pero que con gran soltura y tolerancia detuvieron el juego para poder entablar un diálogo correcto. Es que hablando se entiende la gente.

El gesto más deportivo de toda la jornada fue el protagonizado por el player Rafael García de los albos. Ni bien expulsaron al capitán Gonzalo Bergessio, por acumulación de tarjetas amarillas, fue corriendo hasta su lado y le pidió “llévate a uno, llévate a uno”.

Todos sabemos que le estaba diciendo que se hiciera acompañar por un integrante del cuerpo técnico tricolor. Al bueno de García se le notaba en la cara la preocupación por ver el mal momento que estaba viviendo su capitán y no quería dejarlo ir solo.

Y qué decir del resultado. El equipo carbonero no dudó en poner todo lo mejor de sí, para hacer sentir cómoda a la visita. Pero el cuadro visitante sabía que lo estaría mirando el mundo entero y decidió ponerse a la altura de las circunstancias.

Primero, el capitán del equipo local, decidió que ya era hora de dejarse de dar tantos rodeos y hacer lo que se debía hacer. Es así que, producto de un corner en el minuto 40 y en vistas de que los visitantes no querían ocasionar molestias al dueño de casa, Cristian “Cebolla” Rodríguez decidió actuar como buen anfitrión y cederles un gol en contra.

Pero los invitados no se quedaron atrás. Al término del primer tiempo, luego de que el capitán acumulara dos tarjetas amarillas y tuviera que partir rumbo al control antidopaje, el tricolor Guzmán Corujo devolvió la gentileza con un autogol.

A ambos clubes les servía terminar en tablas. El equipo visitante subió un escalón en la tabla y el local, extendió su ventaja en la tabla del campeonato apertura. Fue por eso que el segundo tiempo, apenas tuvo jugadas a destacar.

Amabilidad entre hinchas, policía y periodistas

Las parcialidades y las fuerzas del orden también estuvieron a la altura. Solamente hubo tres detenidos por intentos de destrozo en uno de los ómnibus que transportaban a los hinchas de Nacional y uno por desacato por parte de los hinchas de Peñarol. No hubo heridos ni muertos. No se enfrentaron las hinchadas y los 2.000 visitantes llegaron y salieron sin ningún tipo de agresión. Tampoco la policía tuvo que aplicar castigos. Todo fue dado en una paz y armonía que aquello, más que un estadio parecía un jardín zen.

Al final, solo quedó un baño despedazado en el estadio carbonero, como forma de recordar las anteriores épocas en las que ambas hinchadas se encargaban de romper todo lo concerniente a las cuestiones referidas a su tradicional rival. Estiman las autoridades de la institución mirasol que este baño quede así, como una intervención artística que recuerde el pasaje de la hinchada de Nacional. La muestra se llamara “Sana convivencia”.

Por último, la de los periodistas deportivos, que durante los días previos estaban más excitados que La Cicciolina, habían previsto caos, descontrol y muerte de miles y miles de personas. Por suerte se percataron que este no es el camino y por prudencia (retroactiva), resolvieron no mencionar la posibilidad esgrimida antes del derby montevideano. Para qué mentar a la desgracia cuando esta no se presenta, verdad?

Añadir comentarios

Seguinos en redes

¿Qué te cuesta?
Para vos es un click y a nosotros nos ayudas a crecer.

Nuestro Instagram

Archivos