Viciados de Nulidad
Inicio » Humor » El verdadero motivo de la renuncia de Talvi

El verdadero motivo de la renuncia de Talvi

Ernesto Talvi renunció a la política y VDN consiguió documentos exclusivos sobre los verdaderos motivos del excanciller

Llega un momento en la vida de toda persona, en donde es tiempo de elegir. Ese instante, que por lo general parece imprevisto pero que en verdad viene desde el fondo de un cúmulo de sucesos superpuestos, no es una elección cualquiera y muchas veces es el momento en que marcamos un rumbo definitivo a nuestras vidas.

En esta encrucijada se encontró Ernesto Talvi el pasado fin de semana. ¿Y cómo lo sabemos? Porque VDN tuvo acceso exclusivo a la conversación completa que mantuvo con la familia, quien fuera el punto de inflexión para culminar con la carrera política del excanciller.

Para poner en contexto la conversación que les vamos a transcribir, vale aclarar que luego de una prolongada discusión en nuestra redacción, decidimos no poner el audio porque preferimos mantener el anonimato del resto de las personas involucradas. Así que transcribimos las partes en las que Talvi y su familia, conversan sobre el futuro del economista:

Familiar 1: Ernesto…. Ernesto… Te estoy hablando Ernesto. ¿Qué te pasa? ¿Estás bien?

Ernesto Talvi: ¿Eh…? Ahhh, no no. Nada.

F1: ¿No? A vos te está pasando algo.

ET: No, en serio. No pasa nada.

F1: Che… es preferible que largues lo que tenés entre pecho y espalda. Mirá que son años conviviendo con vos. ¡Te conozco!

ET: Es que tengo mucha cosa en la cabeza. Después de irme del ministerio, quedé mal. Viste como es.

Familiar 2: ¿Me pasás la sal?

ET: Si, tomá.

Familiar 3: ¿Pero qué pasó? ¡Si no te dio tiempo ni para calentar la silla!

ET: Eso. Que no llegué a calentar la silla y ya me sacaron.

F1: Ernesto… Vos sabías que estabas metiéndote en algo complicado. Entre el Perillas, el Cejas, Tu amiguito

ET: ¿Qué amiguito? ¿Mieres?

F1: ¿Ma’ qué Mieres? Te hablo del milico y toda la cuadrilla esa…

ET: Ta, si. Pero uno hizo todo para sacar al Frente del gobierno y al final, al primero que sacaron del culo fue a mí. No sé…. Me siento triste.

F3: Bueno, no. No fuiste el primero. Ya hubo varios antes que vos. Hasta Novick comió del Taper. Pero ya pasó eso. Ahora podés seguir desde el Parlamento por casi 5 años. Tenés pila de gente que te da pa’ delante, Ernesto. Te votaron 300.000 personas. ¿Sabés lo que haría Salle con esa votación? No te achiques.

F1: Claro… Y además, para la política uruguaya, vos sos un tipo re joven. Estás recién empezando. Sin experiencia. Tenés que hacerte, Ernesto. Nada más.

F2: Pasame el pan.

ET: Si, tomá. Yo que sé… Me pasé añares dando consejos y laburandola de técnico. Y ahora ya quedé enchastrado.  Pero lo que más me jode es que le di todo al Cejas y él me escupió. Y el Luis me soltó la mano.

F1: Te entiendo, pero no me vengas con cosas… Vos ya sabías que no te querían. ¿Acaso no sabías que te la iban a dar en la nuca en la primera de cambio? Vos estabas siendo mucho más popular que Luis. Entre lo del barco…

ET: Crucero.

F1: Bueno si, crucero (suspiro). Y lo de andar repatriando gente colgada por ahí. Al final todo el mundo te veía bien. Mejor incluso que al propio Perrillas.

ET: Claro, pero el tema es que los del Frente me putean, los de Cabildo me putean, los amigos de Sanguinetti también me putean. ¡No tengo amigos por ningún lado! ¿Qué me queda? ¿Novick? ¿Vega? Ni siquiera Vega, que ya se fue a regalarle acelgas a la otra…

F3: La gente se maneja así. En política mucho más. Y no le des bola a las redes.

F1: Claro. Y encima te mandaste la de Venezuela.

ET: ¡Pero si es verdad!

F1: ¡Pero te pasaste la campaña jodiendo con que era una dictadura, loco! Vos también entraste en esa.

ET: Ta, pero yo no tenía ni idea que iba a ser canciller.

F1: Y bueno. ¿Para que te metiste a opinar de eso? Te hiciste el canchero… Yo te dije….

F3: ¿Pero ahora que vas a hacer? Lo hecho, hecho está.

ET: Es que en verdad… Lo que estoy sintiendo es que esto no es lo mío.

F1: ¡Ay Ernesto!

ET: Siento que lo mío está por fuera de la política.

F1: ¿¿EHHH?? ¿Nos metiste en tremendo quilombo durante estos dos últimos años, al santo pedo? ¡Yo a vos te mato, Ernesto!

ET: Es que sí… No me está gustando esto de pelearme con la gente.

F3: ¿Y qué pensás hacer?

ET: Creo que es tiempo de luchar por mis sueños, que fueron postergados todo este tiempo.

F2: Pasame el agua.

ET: Dale.

F3: ¿Y cuál es ese sueño?

F1: Para… Sos economista. Sos asesor. Sos docente universitario. Acá y afuera del país. Tenés una familia preciosa…

[silencio]

F1: No mires el plato Ernesto. ¿Qué querés hacer?

ET: Es que siento que esto no es lo mío. Vos sabés que me gusta cambiar. Que me aburro con facilidad.

F3: Si claro. Y acá hay alguien que salió igualito a vos.

F2: Eh?

F3: No, nada, seguí en la tuya vos.

F1: Ernesto, está todo bien. Vos sabés que nosotros te vamos a aguantar en las buenas y en las malas. Pero esto es un capricho. Rompiste las pelotas con que querías ser presidente. Sos un adulto. ¡Madurá, por favor!

ET: Si, pero mi sueño es cantar. ¡¿Vos viste como me pedían que cantara “Father en Son”?!

F1: ¡¡No jodas, Ernesto!! ¡¡ESTABAS EN CAMPAÑA, PELOTUDO!! ¿Me querés hacer calentar del todo? ¡Era una huevada para mostrarte distinto! Podías cantar una lotería y les daba igual.

ET: Pero es que mi sueño es cantar. Me di cuenta en los mítines que me gustan mucho los escenarios. Ir de gira, tener la atención de la gente, llegar a los lugares y ser aclamado… ¡Los aplausos! (Suspira)

F3: No está bien, eh?

F1: No no. Para nada.

ET: Dejen de tomarme el pelo ustedes dos. ¿Saben qué? Voy a renunciar. A todo.

F1: ¿Vos estás loco?

ET: No. Ya lo venía pensando. Mirá: Renuncio a todo, mando una carta explicando que me voy a la mierda para que no me jodan más. El primer año tengo el subsidio por dejar el Parlamento, que lo cobro enterito. Y como me voy al carajo, el Cejas va a estar chocho. Él, los monitos, el Perillas… Hasta el Frente va a estar contento. Bue… En verdad no sé, pero me chupa un huevo.

F3: ¿Pero vos no decías que “al Estado hay que achicarlo” y no propusiste que hay que expulsar empleados públicos para que no vivan del Estado?

ET: ¡Si!

F3: ¡Y vos vas a vivir del Estado como uno de los de la tarjeta del Mides!

ET: Mirá… A la mierda todo. Ahora es problema del Perillas. Lo que voy a hacer con esa guita es poner un food truck bien hippie chic. Y mi diferencial va a ser, además de mi presencia, que voy a dar un ciclo de charlas al aire libre sobre mitología celta, tener un espacio para juegos infantiles artesanales y por supuesto, mis micro recitales. Ya tengo vista una casa rodante vieja para convertirla en el food truck y una combi que la puedo tunear toda para vivir cuando vayamos de viaje.

F1: ¿¿Vayamos?? Te vas a ir vos solo.

[Palabras ininteligibles] [Ruidos de mobiliario]

F2: Che… ¿Por qué se van todos? ¿Qué hay de postre?

Añadir comentarios

Seguinos en redes

¿Qué te cuesta?
Para vos es un click y a nosotros nos ayudas a crecer.

Nuestro Instagram

Archivos