Viciados de Nulidad
Imagen Rodri Vázquez
Inicio » Deporte » ¡En tu cara, Bonomi!: El primer clásico de la era Larrañaga.

¡En tu cara, Bonomi!: El primer clásico de la era Larrañaga.

El éxito del operativo tras el Clásico de la Pandemia, destacado por el ministro Larrañaga.

Muy bien nos dijo, hace ya más de un siglo, el filósofo argentino José Ingenieros: “A los hombres fuertes les pasa lo que a los barriletes; se elevan cuando es mayor el viento que se opone a su ascenso”. Es que ayer tuvimos la oportunidad de apreciar todo lo que un verdadero barrilete cósmico puede dar. Jorge Larrañaga pasó la prueba de fuego de gestionar su primer clásico del fútbol uruguayo. Y VDN te cuenta lo que implicó esta gesta táctica. 

Todos sabemos que, si algo es una auténtica piedra en el zapato para cualquier ministro de Interior uruguayo (e incluso para varios directores técnicos) es la llegada del Clásico más antiguo fuera de Gran Bretaña. Es que un enfrentamiento entre Nacional y Peñarol por el Campeonato Uruguayo, no es un evento deportivo así nomás.

En tierras orientales, este “Derby” es el equivalente al conflicto entre el Sur y el Norte en la Guerra de Secesión estadounidense. No solo divide al país y al mismo tiempo es una seña de identidad, sino que, además, para ambos bandos implica una “guerra total”. Por si no saben lo que significa, básicamente se trata de que las dos partes se dan hasta que no tienen más fuerzas (humanas, monetarias o logísticas).

Controlar las fuerzas que se desatan en ambas parcialidades, tanto en los momentos previos como posteriores a tamaña gesta atlética (quien lo haya podido ver entre la niebla se dará cuenta), requiere de una jefatura política que gestione y planifique la seguridad, por el bienestar de todos.

Pero también debe ser una persona que tenga un temple de acero y que por sus venas corra algo más que sangre. Dejamos a criterio de nuestra estimable platea, qué cosas pueden circular por ese torrente sanguíneo. Ahí nosotros no ahondaremos.

Los detalles

Según la cuenta de Twitter del Ministerio del Interior (y retuiteada por el propio ministro), las autoridades (o sea él mismo) evaluaron como “muy satisfactorio el operativo”. No faltarán los guasones de turno, que pretenderán esgrimir el argumento vacuo de que las tribunas estaban vacías (producto de una pandemia), para intentar disminuir mediante argucias una planificación de casi dos meses. Pero nadie puede obviar que el pulmón entre ambas barras bravas, a diferencia de lo sucedido durante los gobiernos anteriores, fue muy bien aplicado y no generó incidentes.

Por su parte el ministro, tiene en su haber un clásico en donde no hubo desmanes en los baños ni saqueos a comerciantes. Tampoco hubo corridas en las tribunas. Lo que sí estuvo más complicado fue controlar mediante las cámaras de detección facial, que entre las fotos de la hinchada tricolor no se haya colado ningún malviviente con orden de restricción de ingreso.

El comunicado del ministerio, así y todo, culmina asegurando que durante el operativo “se detuvo a un total de cinco personas, cuatro de ellas por tenencia de sustancias estupefacientes, armas blancas y municiones, mientras que la restante por estar requerida”.

Hay ahí dos cuestiones bien importantes. La primera es, ¿por qué alguien que lleva un cuchillo, va acompañado de municiones? ¿Pensaba aventar balas? ¿Las tirarían gritando “pum pum”? Y la segunda: digan el nombre de la persona que, estando requerida, pretende ingresar a un estadio sin público. Capaz que mirando la previa por tele pensó que nadie lo vería por la niebla. Básicamente, queremos saber a quién llevarle flores el Día de los Inocentes.  

Imagen: Rodri Vázquez

Añadir comentarios

Seguinos en redes

¿Qué te cuesta?
Para vos es un click y a nosotros nos ayudas a crecer.

Nuestro Instagram

Archivos