Viciados de Nulidad
Inicio » Secciones fijas » Crónicas del descriterio » Carta desde el norte

Carta desde el norte

El cambio de gobierno dejó a Cuarentennial con el terrible síndrome de la hoja en blanco. Por suerte, un asiduo lector de su crónica le envió una misiva, explicando algunas ausencias en la fiesta cívica del domingo. Aquí la publicamos tal y como llegó, esperando que nuestro cronista recupere el habla, y la escritura.

Respeitado Cuarentenial:

Escrivo estas linhas a su afamado diario para le hacer saver o que a ocurrido a este povre paisano de la terra de nosso pai Artigas. Sou un votante de toda la vida de la divisa blanca, tal como fue meu pai (deus de reposo y paz a sus güeso) y meu avó, y antes del meu bisavó que batayó acá cerca en Tupambaé bajo el mando de Aparicio há ya un tempo, sigún me contó siempre mi padrino, y confirméi num livro que me dieran a ler en una cabalgada a Masoyer cuando era mozo.

Al nascer meu pai nombro-me de Atanasildo, y con ese nome foi bautizado na igreja del pueblo. A los 20 cassei con la Robustiana, por estar ela preñada de mí primer filho y son ya seis crioyos los que venimos dando a esta terra generosa que si uno la travaja de un sol al otro ayuda a sair das dificultades a don Acostilara, dono do campo en que moramos hace ya 30 anos.

Votei en Luis para presidente, esperando acabar já con esses despropósitos que los comunista de la ciudá nos obligan a fazer, como dar ormonas de gallina gay aos filhos, e obligar as maestra a insinar disparate, chamar de ditadura o governo de don Juanmaría, e até pior esqueser as fechas patria, con esas manía raras de pasar tudo feriado para día lunes. Tìpico de homen de ciudá que no sabe quiacá en el campo ni ai domingo, ni hora estra. De sol a sol se travaja como deus manda en el sagrado livro del génesis.

La Robustiana anda ainda más desencantada que yo, y votó en don Guido, que dice ques homen sério, con don de mando y jugado en la lucha por sus idea. Que asta perdió un dedo luchando contra los sedisioso, como nos dijeron acá en otubre cuando pasaron con la caravana.

Cuestión que contentaso de la vitoria de Luis, apalavré al patrón pa ir a los festejo en la capital, y el en su jenerosidá me dijo que vaya, que lleve a los tres mayore de los hijo, y hasta nos prestava allá en la capital unos cabayo pa que estemo en el festejo. Fuimos pues, y cuando el egoísmo del Martínes ese permitió que festejemo, fuimos vítimas propiciatorias de uno de esos ataques de los comunista. Los sabandija esos que icieron chover el día del festejo, y que se tuvo que suspender.

Así que a fin de cuenta, y pa no poner en gasto a don Acostilara, nos vinimo pa’trá, sin festejo ni nada. Pero vimo en la tele claritamente los festejo del día siguiente en esa rambla tan linda que tienen los comunista de Montevideo y que le llaman Brivón, o kibón o algo de eso…

Esta vuelta, siendo queera la asumisión de la presidencia de Luis, me apronté bien pronto, pa dir con la Robustiana al palacio de las leye, y a la plaza de la independencia. Y celebrar que los comunista estos de la capital ya no van a propiciar más barbaridade como darle plata al atorrante, y obligar al patrón a andar pagando un trabajo que uno igual hace con amor, por el terruño como dios manda en el ya dicho livro sagrado del génesi.

Pero como buen crioyo, uno es ladino y no se vadejar engañar dos vese por los tupamaro esto de Montevideo. 

Así que ayer después de yantar los poroto a mediodía, mandé a los hijo a recorrer el campo, y me fui pa los aposento con la patrona, a fin de festejar la fecha como corresponde, y dormir una siesta baguala. Total, seguro esto comunista de la capital van a fazer chover la tarde entera y todo se suspende pa dentro de dos día. Mirá si van a agarrar distraído a tanto crioyo…

Eso pensé y eso se ve que pensamo todos los blanco como güeso e bagual y los cabildante de don Guido, porque niuno de nosotros fue a Montevideo. 

Y vienen estos comunista sindicalista de mierda, y no largan nada la yuvia, de pura envidia, pa dejar a Luis solito como el uno aí, reseviendo la vanda y la fusta de presidente de todos nosotros los uruguayo.

Por eso l’escrivo , pa que usté y su medio agan saver a la populasión lo qu’aocurrido.

Pa que don Luis no se sienta trasionado ni avandonado, y pa que las foca essas de montebideo dejen ya de paviar conque nadie quiere arrimarse a un Lacaye, ni siquiera pa festejar.

Espero publique mi misiva, 

Rispetuosamente suyo

Atanasildo Gomes Fonseca

Añadir comentarios

Seguinos en redes

¿Qué te cuesta?
Para vos es un click y a nosotros nos ayudas a crecer.

Nuestro Instagram

Archivos