Viciados de Nulidad
Inicio » Secciones fijas » Viciados investiga » ¿Pandemia o dominación mundial?

¿Pandemia o dominación mundial?

Nuestro agente secreto màs secreto nos revela sus revelaciones como doble espía. Virus, pandemia, dominación cultural y bat-dance.
Revelador!

VDN INVESTIGA

¿Pandemia o dominación mundial?

Entrevista exclusiva  a un uruguayo implicado en la entrega de importantísimos secretos de estado al gobierno chino, quien asegura haber descubierto un plan de conquista a escala global orquestado durante años por dicho país. ¿Pandemia? ¿Plaga zombie? ¿Al fin se coordinaron para saltar todos juntos a la vez? ¿Ninguna?  La respuesta no la vas a encontrar en estas líneas, pero leelo a la carrera antes que te caiga un dron encima o te hackeen el celular.

Por Rupert

-¿Cómo fue que te mandaste semejante cagada?

-Corría  el año 1997,  tenía pelo, me drogaba bastante y trabajaba en uno de los primeros autoservice chinos que abrieron en Uruguay. Al principio no tenía idea que lo usaban como fachada para establecer un puesto avanzado de inteligencia, pero robé un paquete de fideos y me obligaron a revelarle todo lo que sabía sobre la cultura uruguaya. Les conté cómo no arrebatar el asado, cómo hacer un sun casero, y el secreto para una montañita del mate más firme que la muralla china. Eso fue todo,

-¿Cómo te enteraste del plan de conquista?

-Fue durante la media hora, compartíamos unos mates de murciélago con  el teniente  Ku Ming Ho y ocurrió lo impensado: él reveló algunos puntos clave de su plan secreto, que era  tan secreto que ni él  los sabía, y yo se los voy a transmitir tal cual lo escuché, aunque arriesgue mi vida.

Los chinos no hablan chino.

 -Hablan español, todo lo que dicen y escriben es para generar confusión y ocultar sus verdaderos planes. Me confesó que usan un código, pero la mayoría de las veces es puro balbuceo y garabatos. Dicho esto se cagó de la risa, literal, se cagó, y yo también porque el mate de murciélago pega rico pero da cagalera.

Alteraciones genéticas

-Los basquetbolistas chinos, esos que miden más de dos metros y que no se sabe de dónde los sacaron, no son modificados genéticamente, esa práctica está prohibida en la República Popular China bajo severas penas. Simplemente seleccionan a deportistas talentosos y atan sus extremidades a cuatro burros. “Los chinos somos muy flexibles” relativizó ante mi cara de asombro. Luego reconoció que a veces no sale del todo bien. 

Esto no tiene nada que ver con el plan de conquista, pero me pareció copado el dato.

Viajes en el tiempo

Ellos conocen el secreto para viajar en el tiempo. Esto me impactó, hasta que  dijo que es una reverenda bosta, porque solo se puede retroceder y apenas dos o tres décadas como máximo. Al principio les pareció tremenda idea, pero luego se dieron cuenta que por cada cagada que arreglaban ocurrían dos más. “Como el pato criollo”, dijo, que allá le dicen “pato oriental”. Esta era su arma principal; sabían que revelando este secreto en el momento justo, a algún vejiga se le ocurriría volver y cagar todo.

-¡A la pelota! ¿Y cuál es el secreto para retroceder en el tiempo?

-No entendiste nada. Es pa tener quilombo nomás.

A mi me encantaría tener pelo otra vez, pero ¿volver a los noventa? Veníamos de un filtro, razzias, salíamos de Lacalle padre para zambullirnos en Sanguinetti reloaded, solo para terminar en la peor crisis de post dictadura, y no hablo de la economía, hablo de la crisis de llanto que le vino a Jorge Batlle después de decirle a los argentinos que eran todos chorros, del primero al último. Tas loco.

-¿Pero algo bueno debió haber no?

Loco, no existían los celulares. ¿Qué hacés con los dedos? A mí no me darían los agujeros del cuerpo para hurgármelos y eso sería muy  peligroso ya que, como sabrás, cada dedo tiene su función y a nadie le gustaría acomodarse los lentes con el mismo dedo con el que se rascó el…o sacarse los mocos, se entendió…

El acceso a la educación sexual era limitadísimo. Había que mentir la edad en un videoclub y morir en una sesión onanista colectiva o tocarse con algún anuncio de lencería, o una revista que tenía más muertos que el coronavirus. ¡Videoclub! No había Youtube locooooo ni feisbu, insta o la mar en coche. Las fotos se revelaban en una batea con un agua rara, y no había retoques ni brillitos (no se les vaya a ocurrir poner el celular en remojo para revelar las fotos modo retro, aviso por las dudas). 

-¿Qué mensaje, o reflexión dejarías a las futuras generaciones?

 Vengo del oscurantismo informático, donde lo más parecido que hubo a Google, antes de Google, fue el Oráculo de Delfos. Este presente era material de ficción. ¿Cómo íbamos a pensar que una tele, un radiograbador, un vhs, un teléfono, una máquina de escribir, y el mismísimo sistema de correos podían caber en la palma de la mano en un mismo aparato? ¿Cómo íbamos a imaginar que terminaríamos dentro de él también?

En este futuro, que llegó hace rato, aprovechamos la impunidad del “caralibro” para opinar sin criterio y pila de veces sin la menor idea, pero lo hacemos  y no importan la veracidad ni las fuentes. Tomamos decisiones con la punta del dedo (el de sacarse los mocos), Un clic y el universo virtual cae rendido a nuestros pies. Estamos inundados de tanta información que la realidad se torna indistinguible de cualquier posteo. ¿Qué decirle a las nuevas generaciones? El mate de murciélago trae cagalera, algo debe tener. Ojo.

Añadir comentarios

Seguinos en redes

¿Qué te cuesta?
Para vos es un click y a nosotros nos ayudas a crecer.

Nuestro Instagram

Archivos