Viciados de Nulidad
Línea de medio mal pintada de cancha de futbol
Inicio » Deporte » Salto vs Cerro Largo: un partido insólito

Salto vs Cerro Largo: un partido insólito

Un partido que no se sabe cómo terminó. Un juez que validó, anuló y volvió a validar el mismo gol, en el minuto 100. Un VAR que se hace con un celular. Todo eso y mucho más en un torneo oficial, de una liga que fue determinante para designar al actual presidente de la Asociación Uruguaya De Fútbol. Y VDN te lo cuenta.

Lo insólito, como bien dicen los diccionarios, es eso que se presenta ante nuestros sentidos como “raro, extraño, desacostumbrado”. En síntesis, fuera de lo común. Y si hay algo que nos puede llevar a asombro, son los resultados futbolísticos de cualquier índole. Sino, pregúntele al Barcelona FC todo lo que implicó el histórico 8 a 2 propinado por el Bayern Munich este pandémico año.

Pero en este caso, lo que quedará estampado a fuego en las páginas de la memoria futbolística, no es un resultado sino más bien un desenlace. En concreto, el cotejo de vuelta entre las selecciones del departamento de Salto contra la de Cerro Largo, enfrentadas en semifinales por la Copa OFI.

Idas y vueltas

El partido de ida había culminado con empate 2 a 2, en la tierra de Juana de Ibarbourou, Tabaré Etcheverry y Rody Silva (con la cámara de Eric Maximilian Silva). La vuelta, estipulada en el mítico estadio Ernesto Dickinson de la ciudad de Salto, prometía intensidad y emociones fuertes. Cosa que se cumplió y con creces.

Como si de una comedia de enredos se tratase, el partido dio para todo. Es verdad que los ímpetus con los que se disputan este tipo de encuentros se exacerban, producto del paso del tiempo y la falta de resultados adecuados, pero este match superó hasta las predicciones más extravagantes.

Ambos rivales buscaron durante todo el primer tiempo la valla contraria sin mayor éxito. En el minuto 24, el número 9 de Cerro Largo (Zacarías Pardiñas) propinó un “golpe de puño al adversario con el balón detenido” (según consta en la ficha oficial del partido), lo que le valió la tarjeta roja. El cuadro visitante llegó al entretiempo con uno menos en el campo de juego, pero con un valioso empate.

Pero la bravura puede surgir en cualquier momento. En este caso, en el segundo tiempo. Emulando al caudillo melense Aparicio Saravia, el player Nicolás Perdomo logró en el minuto 59 vencer el arco rival y poner en pie de guerra a los arachanes. La visita se ilusionaba. Pero la alegría duraría tan solo seis minutos. Al igual que en la revuelta de 1904, Richard Toriani bajó de un escopetazo las pretensiones de los blanquiazules y puso a los dueños de casa nuevamente en igualdad de condiciones.

Por si esto fuera poco, en el minuto 78, el jugador número 21 del combinado cerrolarguense (Gastón Ferreira) vio la roja tras haber visto en dos oportunidades anteriores la amarrilla. Los arachanes, de esta manera llegaban al final del partido con 9 jugadores, mientras que del lado salteño estaban los 11 en cancha.

Pero fue sobre el final donde comenzó el verdadero desmadre.

El vodevil

El árbitro del encuentro, Eduardo Castillo, comenzó a ser el protagonista involuntario de una serie de hechos bochornosos, que derivaron en un auténtico paso de vodevil. Solo faltó que, por el medio de la cancha se cruzara un elefante.

Primero, que entre tantos dimes y diretes del enfrentamiento, terminó añadiendo 10 minutos de alargue. Envalentonados por tener dos hombres de más y por la necesidad de liquidar la semifinal, los rojiblancos se fueron con todo en busca de la gloria. Tal es así que el jugador Mario Leguizamón convirtió el tanto del desempate en el minuto 91.

Pero llegaría la “igualdad” (nótese el entrecomillado) en el minuto 100 (si, como lo lee). El árbitro concede un foul para la visita, a unos 30 metros del arco salteño. Dada la premura por el resultado adverso, los jugadores arachanes se adentraron en bloque en el área rival, incluyendo al golero. Era todo o nada.

El balón detenido fue tirado directo al arco rival. Mientras la pelota iba cayendo llovida sobre el área chica, el jugador número 12 de Cerro Largo, Agustín González arremetió directamente contra el guardameta salteño. Esto no solo le impidió atajar el balón, sino que encima hizo que la pelota entrara en el arco.

El árbitro (que a estas alturas parecía un discípulo de Charles Chaplin) no tuvo dudas y señaló el centro de la cancha. Cerro Largo festejó desaforadamente el empate que lo llevaba a los penales definitorios, mientras el juez validaba el gol. Pero en ese mismo momento, el juez de línea le indica a Castillo la falta de González y dado que tenía a toda la selección locataria encima, Castillo hizo lo que haría Carlitos: anuló el gol.

Ambas selecciones ya sentían ganas irse a las manos, cuando la terna arbitral resolvió apelar al uso de herramientas tecnológicas para solucionar el entuerto. Entonces, improvisando un VAR de emergencia, los jueces miraron la jugada en un celular.

Castillo, no sabemos si preso de un delirio místico, producto de una apuesta entre los jueces o simplemente enajenado por tanto griterío, decidió volver a validar el gol. Con lo cual, desató la ira de propios y ajenos.  

Las dudas

Dado que el inefable Castillo ya no sabía cómo resolver esta sinrazón en la que se había metido, y tras quince minutos de insultos, cuestionamientos y por qué no alguna que otra amenaza, resolvió retirarse en silencio hacia el vestuario y suspender el encuentro. Eso sí, custodiado por un fuerte operativo policial. Desde ese entonces, la terna arbitral se encuentra escondida en algún lugar del país.

Según parece, en el expediente final no consta como validado el segundo gol arachán, lo cual llevaría a la siguiente fase al combinado litoraleño. Pero aún no se sabe qué sucederá. Puede ser que se valide el gol y deban ir a penales. Puede que no se valide el gol y se tenga por culminado el partido 2 a 1 en favor de Salto.

O inclusive se puede dar la medida más insólita aún, de que el equipo blanquiazul vuelva a atravesar 423 kilómetros para tener que jugar el minuto que falta del partido o realizar el tiro libre nuevamente. Casi cinco horas y media de viaje para hacer solo 60 segundo de partido.

Por último, el veedor oficial de la Organización de Fútbol del Interior (OFI), aseguró en el estadio (mientras los jueces se daban a la fuga) que el resultado se conocería el martes porque hoy es lunes 12 de octubre (y por lo tanto feriado) entonces no se trabaja en las oficinas de la organización.  

Esperemos a ver qué pasa y que dios ampare al bueno de Castillo.

Añadir comentarios

Seguinos en redes

¿Qué te cuesta?
Para vos es un click y a nosotros nos ayudas a crecer.

Nuestro Instagram

Archivos